20/09/2021

Bitcoin: ¿la moneda del futuro?

Esteban Salgado Díaz

Ingeniero - Certificado en Seguridad de la Información

Muchos de nosotros nos podríamos enfrentar a la interrogante y cuestionarnos ¿por qué aún no sabemos del bitcoin?, ¿qué es?, ¿para qué sirve? y ¿por qué en todos los portales hablan de esto?

No es tan difícil encontrar cientos de sitios con información acerca de esto. Medios especializados, gente que se asume experta en el tema, economistas y medios financieros entregando notas a diario. En la actualidad hay influencers, celebridades, grandes empresarios y hasta gobiernos interesados en la relevancia que esta criptomoneda ha tomado el último lustro, y que genera, para algunos, tantos dividendos.

Entonces, revisemos algunos conceptos importantes para entenderlo.

Desde su página oficial (bitcoin.org) nos enteramos de que el bitcoin es una criptomoneda, o moneda digital, creada en el 2009 por Satoshi Nakamoto, que es el seudónimo con el que se conoce al programador o grupo de programadores que publicaron un artículo donde se referían a este nuevo tipo de moneda, con el objetivo de realizar transacciones digitales sin intermediarios, y descentralizada, por lo tanto, sin un control gubernamental ni bancario.

Como todas las criptomonedas, se basa en una red descentralizada de computadoras con nodos en todo el mundo que mantienen copias de todas las transacciones que con estas se realizan, cadena de bloques, o blockchain, que se encuentran enlazadas y aseguradas criptográficamente, es decir, que un bloque de la cadena contiene información relevante y el puntero al siguiente bloque, todo esto de forma encriptada. Cada una de las monedas digitales funcionan con su propio algoritmo que permite gestionar la cantidad de nuevas unidades que pueden ser emitidas.

Se pueden adquirir en sitios digitales de cambios de bitcoins comprándolas con monedas tradicionales; o a través de traslados, o envíos entre personas mediante apps especializadas; y también mediante la minería, que es la manera en que se crea un bitcoin usando procesadores en la resolución de algoritmos matemáticos con un sistema automático de recompensas que premia, con un bitcoin o parte de una de ellas, a las personas que confirman las transacciones de los usuarios que conforman la red.

Estas criptomonedas se almacenan en billeteras digitales o wallets existentes en sus propias computadoras o en la nube.

El principal riesgo asociado a las criptomonedas es que estas, por la ausencia de respaldo de instituciones económicas y garantías contractuales, puedan transformarse en “burbujas financieras”. Además, por su carácter de transacción irreversible, no ayuda su historial delictual en la realización de estafas en línea.

¿Cuánto vale un bitcoin?

El valor del bitcoin, como en cualquier mercado, está determinado por la oferta y demanda del producto. Oferta de los vendedores, propietarios tempranos y/o mineros de criptomonedas, y demanda de los compradores.

Debemos contemplar que el bitcoin fue diseñado para tener una oferta fija de 21 millones de monedas, y más de la mitad de estas ya han sido producidas. En la actualidad se generan aproximadamente 4.000 bitcoins al día.

Como se indica en el sitio Buy Bitcoin Worldwide “Más allá de los especialistas inicialmente atraídos al Bitcoin como una solución para problemas técnicos, económicos y políticos, el interés entre el público general ha sido estimulado históricamente por bloqueos bancarios y crisis de monedas fiduciarias”, interés despertado durante la pandemia actual, el cual derivó en una fuerte alza de su valor, como se puede ver en el periodo marzo 2021 hasta la actualidad:

¿Mercado especulativo?

Bastó que Elon Musk, CEO de Tesla, uno de los empresarios más poderosos del mundo, utilizara twitter en febrero del 2021 para comentar acerca de la inversión de US$1.500 millones en bitcoins, además de que permitiría la compra de vehículos en su empresa con esta criptomoneda, para que su valor se incrementara un 13% hasta alcanzar su máximo histórico. Este hecho “reventó” las redes sociales y los medios financieros, y volcó todas las miradas a esta moneda.

Menos de tres meses después, justo antes que China declarara restricción al uso de las criptomonedas, dijo que Tesla dejaría de permitir la compra con bitcoins, aduciendo un impacto medioambiental importante en el minado, y eso provocó un descenso del 11% de su valor.

Luego de esto, Musk continuó tuiteando, publicando declaraciones a favor de la divisa, para luego retractarse nuevamente, lo que provocó que la rentabilidad de la moneda cambiase con cada nuevo anuncio del magnate.

Aunque la susceptibilidad del bitcoin ha llevado a economistas como Nouriel Roubini, profesor de la universidad de New York, a llamarla “shitcoin”, hay locales, restaurantes y hasta barrios completos en Europa, donde se ha permitido el pago de sus servicios con esta criptomoneda. Incluso, desde este año, hay países que se han atrevido a proclamar legalmente el uso de bitcoins. Es el caso de El Salvador, en el cual su presidente, Nayib Bukele, ha promulgado una ley con la que se adopta su uso, como una forma de “comercio libre” y protección de capitales frente a la inflación. Generalmente esto sucede en regiones donde la población no está bancarizada. Es el caso de Paraguay, que algunos de sus legisladores quieren promover el curso legal del uso del bitcoin, con el fin de convertirse en "el centro de inversiones de criptomonedas internacionales", como se indica en el sitio CriptoNoticias. Esto también acarrea problemas, como por ejemplo los “bloqueos” que las economías poderosas podrían hacer (o mantener) a estos gobiernos.

Está por verse qué sucederá con el bitcoin -y con las criptomonedas en su totalidad- y si es que puede hacerse parte de la actividad económica mundial o seguirá navegando por los causes de lo “informal”.

Creasys - Soluciones tecnológicas para un mundo financiero

DESCARGA NUESTRO BROCHUREdescargar